(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

miércoles, 24 de agosto de 2016

En Worburm



Este pueblecito se encuentra a unos 20 kilómetros de Betford. Carnfield, donde vivimos, està a 15  kilómetros en sentido opuesto. Richard vive en el Pounds Close,en una casita de madera preciosa, de dos plantas, con un gran jardín donde hemos desayunado esta mañana y merendamos ayer. Me encanta descalzarme y dejarme acariciar las plantas de los pies por la hierba, césped que Richard podó el lunes.
Para el paseo, my dear gentleman me ha dejado un encantador sombrero veneciano: ¿Por qué hemos perdido la tradición de los sombreros de paja?  A mí me resultan comodísimos, ligeros, adecuados.  El día es caluroso, los prefiero nublados. Pero... !Noooooo! !Calor cuando llegue a Osuna! Me voy a morir. En mi pueblo se nos obliga durante las fechas estivales a un permanente estado de letargia y encierro: !desesperante! Aquí al menos se puede vivir. Además los días cunden una barbaridad y los horarios son más lógicos. Al comer antes, uno se acuesta con la digestión bien hechecita. Al levantarse antes,las jornadas son muy aprovechables. Además no se interrumpe el día con el fastidioso intervalo de la siesta, donde todo parece morir. Mi madre emplea una preciosa metáfora que no sé de dónde habrá sacado, si es invención propia o qué: "! Venga, niña, date prisa, que se "jilacha" El día!". Por supuesto quiere decir "deshilacha"; El hilo de la vida, del destino que tejen las incansables y feísimas Parcas con el diente compartido.


Hemos caminado por los jardines del duque de Betford. La casa está cerca, por una zona en que hemos visto ciervos. Me he abrazado a árboles gigantes. Me metí entre las ramas de uno, en armonía cumn matre natura. Cuando me deshice del abrazo, tenía una ramita en la mano: !su regalo!
También había un lago donde metí los pies. !Con patitos!Luego nos tumbamos los tres en la acariciadora hierba.
Ahora estamos comiendo en un jardín que es la terraza de un bar: The White Horse. Se oye a mirlos y petirrojoscantar. Se está  muy bien a la sombra.


Sobre las cinco y media hemos de estar en Luton: !se acabó el idilio! Mas volveremos. Quizás en Navidad, para cantar un Messiah y ver a los King's y a los del New College. En marzo, al parecer, se va a hacer la Misa en Si Menor de Bach con el coro de la OCG. Imagino que precisarán refuerzos, así que entramos los tres, !y yo rapto a mi Richard! !Milord!
I must thank you two, Richard and Jorge, for the magnificent days in your unique company! Richard, Mr. May-Miller, thank you very much for your hospitality, kindness and good maners! I will cry when I leave you! You are 1600 kilometers far away! Please, come back soon! Or rather: I hope to return back soon. Please!!!https://youtu.be/pdt3QFtcUSw


martes, 23 de agosto de 2016

La catedral de Ely







La catedral de Ely es románica, muy grande, con muchas columnas y pinturas en el techo que son del siglo XIX. Al final de la nave central hay una mesa con un espejo y a través de él puedes ver lo que hay en el techo. Yo pedí a Richard que fotografiara el espejo y así salían las pinturas; no sé qué habrá resultado. ¡Parecemos Carrol o Borges!


Tiene una capilla adyacente, la Lady's Chapel. La mía: como me han llamado "lovely lady...". ¡Ah, no, es de la Virgen!
Por supuesto hay un coro de niños, ahora de vacaciones, pero he comprado un hermoso disco donde además aparecen varios solistas. ¡Qué maravillosos coros hay por toda Inglaterra! ¡y qué privilegio lo de los Evensongs! Puedes asistir diariamente a un concierto, gratis, en bellas iglesias y catedrales, escuchando las cristalinas y angelicales voces de estos pequeños cantores... ¡Me apunto!
Los sillones de la catedral son muy cómodos y pareces estar en un palco. Había tres libros en el atril: la Biblia, el de los salmos y el de los himnos. La acústica es buenísima. Por lo visto en la Lady's Chapel se efectúan muchas grabaciones discográficas debido a ello.


Se leyeron dos lecturas. Digo yo: san Pablo con los Corintios era como servidora de ustedes con el blog: ¡no paraba de escribirles! En la boda de mi hermana leí una de ésas, dedicada al amor.



Casi todo fue cantado, salvo las mencionadas lecturas y la plegaria o como se llame, donde el pastor tiene un pensamiento para lo que se le ocurra en ese día y para enfermos o muertos del lugar. Hoy ha mencionado los conflictos, las guerras, los sin techo y los niños inocentes que viven en peligro. Tras cada plegaria decía: "Lord in your mercy ["Dios en tu misericordia"]", y había que responder: "Hear our prayer". ¡Pero no se ponen de acuerdo! Ora de pie, ora sentado, ora de rodillas... ¡Ah, hemos cantado un himno! Yo con ellos, tarareando: como no tienen el texto en Braille... ¡En Zeist -Holanda- sí estaban! Quizás porque Gertjaap, el organista y predicador, es ciego. ¡Aaaaaaah!

De vuelta en el coche, escuchando a mis niños solistas de la catedral de Ely. Pasamos ahora por Cambridge. Oh Cambridge, civitas sapientiae summae! Cambridge, pulchra! Cambridge bonarum memoriarum! Cambridge cum multis sapientibus hominibus, nunc et semper! Usque proxima occasione! ¿O se dice "Usque proximam occasionem"? In latina lingua scribo, quoniam omnes comprehendere possunt; facile est illis! Sapientes sunt; multi in latina lingua libros scriverunt, sive vasta opera lexerunt.
Vale, Newton! Vale, Harvey! Vale, Venn! Valete, Watson Crickque! Valete, Regis, Jesui et Caii Collegia! Vale, Alma Mater! Sed... Sed... Caeci oculi mei pleni lacrimarum sunt! Vale... Vale, amice Stephane! Stephen Hawking te clamant, sed latinum nomen non est. Care, care...!
Pasando justo por Cambridge, el disco que escuchamos reproduce... ¡El aria con eco del Oratorio de Navidad! "Flösst mein Heiland!". ¡Es mágico! ¿A qué se deben tales coincidencias cósmicas? My dearest, my dearest...! I was speaking to you and suddenly Bach comes! Why? Tell me, tell me, tell me! Please explain! Pero el aria con eco dice: "Nein, nein, nein". Eso denota indubitablemente que no te apetece aclararlo. Lo entiendo: un esfuerzo demasiado grande..., y además tienes que estudiar el universo y no puedes malgastar el precioso regalo de tu tiempo. ¡Gracias por hacerme comprender! Mas... ¿Seguiremos siendo amigos aunque yo resulte tan pesada y te cause tantas molestias? ¡Hala! El tierno niño soprano dice ahora: "Ja". "Ja, ja". El eco le responde: "Ja, ja". Thank you! Thank you! I love you! You are speaking to me without words, precisely mind to mind, as I suggested in my fictions! What, again? "Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja".



En el bosque de Marston Thrift


 
Escribo desde el jardín de Richard, donde acabamos de tomar café. El clima es agradable por la sombra, pero hoy es un día caluroso con máximas de 28-29 grados.
¡Qué magnífico paseo por la floresta! Incluso me he subido a un árbol al que he abrazado. Esto me recuerda a un sueño que tuve en noviembre de 2002:
Estaba en un bosque y había un incendio. Se oía el crepitar de la vegetación al quemarse y ya incluso comenzaba yo a percibir el calor acercándose angustiosamente. Me encontraba abrazada a un árbol. "¡Oh, tengo que salir corriendo! Pero... ¡No! Si este árbol va a morir, ¡moriré con él!", y me estreché más fuertemente a su tronco, habiendo asumido pues mi destino, mi ofrenda a la Naturaleza herida. Cuando desperté comprobé con asombro que tenía los ojos llenos de lágrimas.
Subí también a una plataforma para los cazadores, a dos metros y medio o tres del suelo. Había unas escaleras y luego te sentabas arriba. ¡Qué emoción, tan elevada! Richard y Jorge no pusieron pegas porque ya conocen el "boundariless" de mi amigo Hawking, pero cuando iba a bajar exclamaron: "¡cuidado, cuidado!". Mirad: podría llevar a mi amigo en una mochila y escalar un árbol... Mas, ¿y si nos caemos? ¡Qué responsabilidad! ¡No, no nos caemos, boundariless!
Me encanta quitarme los zapatos y pisar la hierba; así me siento en comunión con la madre Naturaleza. Odio que le demos tanto la espalda con el hormigón, el ruido, los coches, el asfalto, los bloques de pisos... ¡Aquí no ocurre! Las casitas son de madera y se integran en el paisaje; los lugareños salen de casa y tienen el campo ahí... ¡Qué gracioso en Noruega, con la vegetación encima de los techos de las viviendas! ¡Camufladitas!


Ahora nos dirigimos a Ely, para otro Evensong -misa cantada, cfr. Mi artículo anterior-. Igual vuelvo a llorar.
Mañana salimos por la tarde. Al menos nos restan unas horitas de goce. En Osuna o Granada me esperan el calor, la sequedad, la lejanía con Mutter Natur, el desierto musical y cultural salvo excepciones... Por ejemplo, el 25 actúan Raúl Mallavibarrena y Rocío de Frutos en los jardines del Alcázar. Va a ser muy precipitado, pero ¡a ver si pudiera ir! Raúl es el responsable de que ahora esté con Richard y Jorge y de que haya hecho cuatro cursos musicales más, ¡y de que piense hacer otro montón! Al parecer, el próximo año se repite Ludlow. En junio habrá otro con la misma organización, Lacock, en Monteconero -Italia-. Tendré que pensármelo, porque Italia es calurosa en verano. Sí quiero hacer también el de Santiago de Compostela, en agosto. No será tan estresante porque dura dos semanas, y es internacional. Podré conocer a mucha gente, librarme del calor y hacer música con otros, aprender, ¡aprender mucho! ¡Gracias, casualidades cósmicas!
Estoy pensando que, cuando regrese, no voy a tener nada que contar: con remitir a todo el mundo a mi blog... Mejor para el tema ése de la entropía: relatar lo mismo a veinte o treinta peersonas puede convertirse en una agotadora molestia.
Ely está a unos 60 kilómetros de Cranfield. Se pronuncia "Ili", pero entonces no sé por qué se dice Elisabeth y no Ilisabet, pues "Eli" también sonaría "Ili". Bernard Shaw decía que "ghoti" podría sonar como "fish". ¡No, no os sorprendáis! Las letras -gh se pronuncian como -f en la palabra "laugh", por ejemplo. La -o suena -i en "women". Las letras -ti son equivalentes a "sh" en "nation": entonces... Voilà!

¡Ely o Ili, pero aquí estamos!

lunes, 22 de agosto de 2016

El New College de Oxford



En el patio de Christ Church college, llamado Tom Quad
 
Son las 20:00 [GMT+1] y estamos en el coche, regresando de Oxford. Vamos escuchando el Agnus Dei del New College Choir, con música del adagio para cuerdas de Barber. Jorge ha comprado este disco y yo uno de Blow, aa falta de los maravillosos de Purcell. Existe una magnífica colección, "The complete anthems and services", con ese magnífico coro y el King's Consort, dirigidos por Robert King. Raro que no lo tuviesen ni en la tienda de música a la que fuimos ni en la propia tienda del New College. No sé si tendrá que ver con la acusación a Robert King de abuso de menores, cierta o falsa... Hm, no me meto en esas cuestiones. Ocurrió en 2007, creo, y le prohibieron trabajar más con niños. No sé si también le retiraron la dirección del ensemble. Al parecer lo denunciaron algunos chicos por "tocamientos impuros".

New College Choir

No voy a entrar en la moralidad o no, la adecuación o no, mi propia postura al respecto porque ignoro completamente lo ocurrido. Puedo afirmar, sin embargo, que Robert King es un músico de gusto y sensibilidad exquisitos, que valoro especialmente en él que empleara a coros de niños y niños solistas, que le estaré agradecida mientras viva por sus grabaciones, sobre todo por los Complete Anthems and Services que hoy no tenían en la tienda.
> Creo recordar que el año Purcell se conmemoró a mis 15 primaveras, en 1995, y entonces había un programa en Radio Clásica los domingos a las ocho llamado "Liturgias de cristal", presentado por Ana Vega Toscano. Nos deleitó con muchas de estas piezas, y gracias a ella conocí igualmente los oratorios de Händel también con niños, Hogwood y Emma Kirkby. Algún día compraré la colección purcelliana.


Con Jorge delante del Bridge of Sighs
> El señor de la tienda del College fue amabilísimo y dijo que sí, que saludaría al anterior director en mi nombre. Es Edward Higginbottom, que comparte mucho de la filosofía de Gerhardt Schmidt-Gaden y de hecho son bastante amigos. Nos invitó a los tres a la visita del New College. "Why am I so honored?". "Because you are a lovely lady".
> Además del disco de Blow he comprado "The Art of the Choristers", una antología de piezas para voces blancas de todas las épocas. El Lauda Sion Salvatorem de Couperin con Otha Johnes como solista es para quitarse el sombrero. Luego he adquirido un disco entero de Couperin. ¡Qué emoción, mis niños me acompañarán siempre!

Interior de la Capilla


> El New College fue fundado en el siglo XIV. Es, por tanto, más antiguo que el Jesus'. Fue estremecedor entrar en la capilla; tengo que venir a oírlos cantar. Espero que no pierdan calidad tras Higginbottom, o Botón de Higgin: ¡son tan potentes y bien formadas sus voces...!
> El comedor es enorme, creo que más grande que el de Jesus. También había un retratodel obispo fundador. ¡Ah! En el disco Nativitas cantan el "oh Jesulein süss" de Bach armonizado de forma espectacular. Las Vísperas de Monteverdi son absolutamente recomendables. Existe igualmente un registro del Mesías de Händel con niños solistas y Hogwood. Adoro a los solistas, pero en conjunto me gusta más la versión del ochenta y tantos también de Hogwood y con el Christ Church Cathedral Choir. Esto me da pie a nuestra siguiente visita.

Christ Church Cathedral
> ¡Christ Church Cathedral! ¡Sí, donde canta ese coro tan magnífico! Fuimos a ver un Evenson, u oficio de vísperas. Esto se celebra a diario y es casi exclusivamente cantado. Ahora hay vacaciones, los coros residentes no están y por ello intervienen coros de adultos: ¡mis niños tienen derecho a un descanso! Pero, por supuesto, he de venir durante el curso para ver un oficio con sus cristalinas voces.
Las piezas de hoy fueron contemporáneas, de Standford y otros; algunos Magnificats, un responsorio... Al principio entonamos todos un himno, que son estróficos y muy sencillos; recuerdan a los corales luteranos. Luego las atífonas o Anthems, que son más complejas, polifónicas, escritas por autores consagrados.


Comedor

Os juro que lloré, ¡y bastante! Richard y Jorge también. El corito era muy reducido y cantaban todos de bien... La soprano hizo un magnífico solo y tenía la voz tan delicada y aterciopelada como la de un niño. En un determinado momento nos pusimos de rodillas mientras el coro interpretaba el responso, y os aseguro que me transporté a otra dimensión: había un silencio... Para colmo de venturas había cojincitos para las rodillas. ¡Ah! Por supuesto en el banco estaba colocado un librito de antífonas para cada fiel. ¡Y allí se quedan, no los roban ni nada! ¡Oh, yo quiero ser extranjera! Pero de aquí, de Alemania, de Austria, de Suiza, de Noruega... Por favor: ¡no de Afganistán, Siria, Israel...! No es por nada: ¡son de riesgo y no empatizo con su filosofía! Quiero pertenecer a los lugares con los que me identifico.

Con Jorge delante del Radcliffe Camera

> Sé que, cuando el 24 regrese a España, en mi corazón quedará un gran vacío..., ¡pero no! Volveré pronto, quizás esta Navidad! ¡Y Richard y Jorge estarán siempre ahí! Jorge vive en Málaga, no lejos, y a Richard lo raptaré de vez en cuando. Si mi amigo Asimov me hubiese enseñado las técnicas de miniaturización... Haría a Richard pequeñito, pequeñito, hasta el punto de que cupiera cómoda y holgadamente en mi bolso, lo guardaría y lo portaría conmigo a Granada. Luego, cuando lleguásemos, lo agrandaría y ahí lo tendría conmigo. Do you agree, my dearest? Thank you very much for all!

En la entrada del Bodleian library con Sir Thomas Bodley, su fundador

> Hablando de amigos: Cambridge me ha gustado más que Oxford. Es más histórica, más pequeñita y más romántica. Dear Professor Hawking, dear Stephen: it is nice that you got 1 instead of 2. So you are in Cambridge, an appropriated city for you: SAPIENTIA SUMMa! In addition it is very flat, with hills only in the name [hihihi!]; that means, obviously, that you can go very comfortably with your chair. Third reason: When I come to visit you, I will have the opportunity to see Cambridge with more time an in details; a day is not enough!!! So please, dearest Stephen: Be where you are! Hihi, only as fix residdence. Then I give you the permission to visit whatever you want. :-) Please do it! Make lots of trips, although you cannot fly any more. Although you cannot cross the space! "Yes, I can indeed!". "What...?". "Keyword: IMMagINatION!!!".
>
>

domingo, 21 de agosto de 2016

Misa ecuménica.



Hoy he estado en una misa diatónica. ¡Ah, no! Catatónica. No, catastrófica. Diurética. Sobresdrújula. ¡Ah, no! Ecuménica. Es que Richard leía una lectura. Eso de leer una lectura es una redundancia, pero ya me entendéis.
La misa se llama ecuménica porque pueden participar todos, todos los cultos. Los incultos no entran. No, personas que profesan todos los cultos. Ahí caben, por ejemplo, los muy sulmanes, también llamados mahomenos; Los hijos de pastores protestantes que en las noches de luna llena se conviertan al budismo. Los que sintonizan bien, llamados sintoístas. Los despistados que van confundiéndose por ahí, o sea, los confucionistas. Los que se reencarnan en pulga de Doverman y bacilo de Koch, en ese orden. Mas mi pregunta surgen de inmediato: ¿tienen cabida los agnósticos y ateos? Bueno, a mi me dejaron entrar.
Pasa en Inglaterra como por Alemania: en las misas se canta, los fieles participan en el culto, cuando uno da la paz va recorriendo toda la iglesia para dar la mano a su prójimo. Es + unacto de amor que puramente religioso. Es que aquí, como en Alemania y otros lugares, se lo creen de verdad. Es decir, se dejan de fanatismo y de hipocresías. No presumen de ser los más buenos del universo cuando en realidad les mueve la ambición y luego, si pueden, te asestan la puñalada por detrás. Lo siento, he topado a muchos católicos así en mi país. Los protestantes -evangélicos creo que habría de decir- que han cruzado mi camino, sea en Alemania, Holanda, Inglaterra, etc., no pretenden demostrar nada con sus creencias,ias, ni competir a ver quién es el más devoto, ni figurar en una procesión o en un acto con sus mejores galas, ni criticar al que piensa diferente. Ellos -también los católicos de Alemania y Austria que conocido -tienen su fe y punto. Encima se canta en las iglesias... Yo, como no sabía la letra, improvisaba una glosa por arriba tarareándola, al estilo de los villancicos navideños de los King's. ¡Estos himnos me recuerdan mucho a ellos! Cantaban todos muy afinaditos.
El cura -cura con esposa e hijos, ésa es otra ventaja-, cada vez que había que levantarse, decía: "Stand up, if you are able ["Levantaos si podéis"]". Esto me resultó muy raro, hasta que oí el característico sonido de una silla de ruedas eléctrica. ¡aaaaaaaah, ya! Pero vaya mal gusto; así recuerdas constantemente al buen señor que no puede ponerse de pie. Quiere hacerlo bien y la caga, que se diría vulgarmente...

Otra ventaja de las iglesias protestantes: el lugar para tomar café, que te lo ofrecen con pastitas después de los oficios. Si viviera por estos lugares, sería atea practicante. Uno se mete en la atmósfera y se lo cree, como cuando fui yo a un oficio de viernes santo en Leipzig por la muerte del Señor, el señor Jesús, que todos los años nace y muere: ¡vaya estrés! Ahí leían cositas, hablaban en general del dolor ante la pérdida de un ser querido... Hoy, al levantarme, puse BBC Radio 4 y había otro servicio religioso. Hablaron todo el tiempo de la paz, de la paz en sentido genérico, condenando la violencia venga de donde venga; también de la ena ante la muerte de seres amados. Al final cantaron "We shall overcome some day". No, no es tanto una religión, sino una filosofía. Hay muchísima más libertad que en España. ¡Encima se canta! Antes de empezar hablé con el organista, que yo creí que era una mujer por su voz. Le pregunté si iba a tocar a Bach: "No, Scarlatti". Y así fue al inicio y al final, pero en la parte de la comunión interpretó... ¡Una fuga de Bach! ¡Y lo hizo en mi honor, me lo dijo luego! Era la Canzona en Re Menor, que recuerda mucho al Passacaglia en Do.
Durante toda la misa había unos niños pequeños, de dos o tres años, moviéndose por toda la iglesia; haciendo ruido, etc. Sí, soy muy pequeños, pero... Vale que los padres quieran ir a misa, mas no es adecuado para una criaturita tan chiquita permanecer dos horas absolutamente en silencio. Creo que sería más feliz con su abuela o sus primitos, digo yo... Recuerdo cuando tenía ocho años que preguntaron a una niña en la radio si sabía lo que era la Iglesia: "¡Claro! Un sitio donde yo voy con mamá y le digo bajito: "¡Vámonos a casa!"". ¡Maravillosa, ingeniosísima cría!

Voy a escribir al Papa Francisco, si es mi padre me tendría que hacer caso. Pero, ¿le pongo "Cara Papa"? No pega. Hm, "Care pater, filia tua sum. Cantare in aecclesiam volo, latinam linguam me placet, orationes in latina lingua organique bellissimi. Ecclessia transformanda est! Rogo! Misericordia habe!

sábado, 20 de agosto de 2016

Worcester y la casa de Elgar





A seis kilómetros de Ludlow está el Richard's Castle, pero no el castillo de nuestro Richard, aunque él bromea constantemente sobre el particular. Jorge llegó a preguntarle esta mañana si hacía uso del derecho de pernada. ¡Oh, no! Un caballero tan gentleman como mi Richard. :-)
Está el castillo en medio del prado, junto con la iglesia, anterior a los normandos creo recordar; del siglo XI. ¡Uf, mi memoria! Hay tanto dato...

Próxima parada: las afueras de Worcester; casa natal de Sir Edward Elgar. Estaba yo pensando que qué supone que a uno le den el "serato" (palabra recién inventada por mí). El título de caballero, quiero decir. A lo mejor van siempre en clase businnes en los aviones, o tienen preferencia en las colas para el banco o la estación... ¡Ja, ja, ja! ¿Si no, qué, que va Su Majestad la Reina, te toca con la espada y se acabó? Al menos tendrán un club de seres, perdón, de sires. A propósito: ¿Su Majestad de quién? ¿Su d él, de ella, de ellos?
Creo recordar que a mi amigo cósmico Hawking -Hawking, Stephen Hawking- le ofreccieron la distinción de caballero y se negó. Claro: si todos somos polvo de estrellas. Imaginad: no puede haber un polvo más valioso que otro. ¡Hala! Eso suena raro y todo. Este mensaje toma unos derroteros insospechados.


Elgar vivía muy bien, con su jardín, su casita de madera y Alice, su esposa, perteneciente a una clase social muy superior que se dedicó en cuerpo y alma a protegerlo y a atender todos sus deseos: ¡así cualquiera, Eduardito! ¡No me fastidies! Había un piano original, partituras y podían oírse grabaciones de 1919 dirigidas por el propio Elgar, con la fritura de fondo característica de los gramófonos. Elgar era tendente a la depresión. Cuando en 1920 murió Caroline Alice, su abnegada señora, no sé cómo pudo soportarlo.
Todas las últimas noches de los Proms... A ver, me explico: en Londres hay un festival los veranos que dura dos meses o tres, los famosísimos Promenade Concerts. El último día es a comienzos de septiembre y en la segunda parte se interpretan piezas que canta todo el público: "Jerusalem" de Parry, "Rules Britannia" de Thomas Arne y la famosísima marcha de "Pompa y Circunstancia" de Elgar a la que no sé quién puso letra y convirtió en himno: "Land of hope and glory". Por supuesto la cosa finaliza con el famosísimo "God shave the Queen"... ¡Uuuuf" "Save", "save", que se me enfada la Elisabeth. Por cierto: ¿la melodía es de Händel? Me resulta curioso que los alemanes tengan un himno escrito en origen para el Kaiser del Imperio Austrohúngaro, con música de Haydn. ¿Sabéis que la palabra Kaiser viene de "Caesar"? En latín, Caesar se pronuncia "káesar", y era el césar el Emperador, la máxima autoridad; ave, Caesar. Los del Sacro Imperio utilizaban la misma palabra, claro, y se ha mantenido.




Comida en Worcester, que se pronuncia "wórster". Visita a la enorme Catedral gótica. Café en la propia catedral y ahora vamos de vuelta a Cranfield, pueblo de Richard; un lugar tranquilísimo en la Naturaleza, de 1000 habitantes creo.
Ludlow tiene 10.000 almas con sus correspondientes cuerpos, lo leí ayer en un mapa. ¡Sí, un mapa en Braille! Venían representados con diversas texturas el río, la muralla, las calles... Luego había una leyenda detalladísima explicando la historia del pueblo. En Cambridge también vi mapas para ciegos. ¡Qué maravilla! En estos países los gobiernos piensan en nosotros, no como en España, donde el Estado se lava las manos con la excusa de que existe la ONce.



Jorge y Richard son tan lindos, tan buenos, tan caballeros... ¡Los adoro! Aquél es el ejemplo de sensibilidad, cariño espontáneo que le sale por los poros; Richard encarna el prototipo de caballero británico: exquisitez, educación, prudencia, comedimiento, buen hacer además de una vasta inteligencia y gran amor a la cultura: libros antiguos, música (también antigua). ¡Como Mr. Bronlow, el librero de Oliver! Por cierto, voy a comprar el musical. ¿De qué coro serían aquellos niños?
Tanto Jorge como Richard emanan amor: amor del bueno, del puro. Me tratan como a su pequeña princesa y yo, reconozcámoslo, me dejo querer. ¿Tendré que aprovechar? ¿Cuándo voy a verme de nuevo acunada en brazos tan afectuosos? Lo de la cuna en sentido figurado, obvio.

El día se ha abierto y ahora hace sol, a las seis menos veinticinco. Voy a pedir a Change.org que se vuelva a la hora anterior a Franco. No sé por qué mantienen una hora de desfase con respecto a nuestro huso por culpa de que al Generalisisisisísimo se le metiera en el coquísimo que era mejor tener la misma hora que su amiguísimo Hitler. ¡Maldita sea, menuda irracionalidad! Otra cosa con la que se podría acabar de una vez es con el cambio de verano: ¡no se ahorra luz, eso es un mito! Por contra nuestros ciclos circadianos se ven alterados, los niños pequeños no quieren acostarse, los días se alargan de forma antinatural, hay más ruido en la calle, el sol se nos pone tras el solsticio a las 21:53... De pequeña siempre me preguntaba por qué cuando el astro rey se quitaba decíamos que se ponía. Como Celia pensé que los mayores, decididamente, estaban locos.


Los billetes y monedas de libras están muy bien hechos. Creo que para los euros han copiado en las monedas el ejemplo inglés. Los tamaños de los billetes brexitánicos son más diferenciados que los euriles. Disculpad mis neologismos, me cautiva jugar con el lenguaje.

Seguimos en el coche, escuchando el Requiem de Fauré. He comprado algunos discos de Colleges y me falta adquirir en Oxford uno de mi adoradísimo New College Choir; creo que va a ser "The art of choristers": ¡magnífico! Os juro que, si no esta Navidad, la que viene visito Cambridge y Oxford. ¡Oh! ¿Y por qué no ésta? Iré planeando. Las Navidades austroalemanas las he experimentado y pienso seguir haciéndolo, me apasionan. Ahora me faltan las británicas. Bueno, y las rusas ortodoxas: ¡ja, ja, ja! Puestos a faltar... Aludo sin embargo alprototipo de Navidad que siempre me ha cautivado el corazón, desde que tenía 12 años y mi padre extrajo del Departamento de Inglés del Istituto de Osuna aquellos discos de 78 revoluciones.
Ya he visto en directo a los Wiener, a los Tölzer, a los de Hannover, a los del Berliner Dom, a los del Freiburger Dom, a los Thomaner... Ahora toca incursión en los Colleges y Church Choirs: ¡síííí!




Fe de erratas: el Requiem que sonaba era el de Suflé; digo, Duruflé, y ahora el "Ubi caritas". Richard se sienta delante y a la derecha, porque es un coche brexitano. Le he dicho que, cuando se canse, me permita conducir, mas no me deja. ¡Eso que soy su princesita! Será por ello. Como buena princesa he de ser una inútil; no cocinar, no lavar, no planchar, no ocuparme jamás de cuestiones mundanas: ¡ya lo hará mi cohorte de sirvientes! Si no, ¿de qué van a comer? Yo, entre tanto, a cantar, bailar, ponerme -que me pongan- lindos trajes y zapatitos de charol... ¡Y a esperar al príncipe azul que yo soñé! ¡Un príncipe pitufo! Noooooo, colapso. ¿Tengo que extraerle sangre por ver su extraña coloración? ¿De qué planeta vienen? ¿Y los hematíes? Bueno, la sangre es irrelevante. Lo que cuenta es que sea guapo, noble, que me ame y que, por favor, tenga desde el principio su principal forma: ¡no me apetece besar a ningún sapo o tejer una capa con ortigas para que deje de ser cisne!
¡Oh, mi príncipe! Ven pronto.

Monteverdi: !por fin cantamos tus vísperas!

 
Ayer comenzamos el ensayo a las diez en lugar de a las nueve y media. Nuestro horario habitual en los cuatro días anteriores fue de 9:30 a 11:00, media hora de pausa para tomar café y vuelta de 11:30 a 13:00. Por la tarde, de 17:00 a 19:00. La primera hora de la mañana era de calentamiento, con ejercicios propuestos por el director, JanJoost van Elburg, y algunos solistas. ¿Sabéis que JanJoost ha sido contratenor en los Thalis Scholars? ¡Sí, ese grupo que lleva ya tanto tiempo y que dirige o dirigía Peter Philips! ¡Oh, Zeus olímpico: qué privilegio!
Por la mañana solíamos ensayar los del coro sólo -con órgano- excepto en los últimos minutos en que acudían instrumentistas. Por la tarde ya hacíamos ensayo con tutti. Aquí a esto de ensayar lo llaman "rehearsal": allá ellos, son libres. :-)
No sé por qué hay mucha gente que separa a coro e instrumentistas en dos categorías: la de los cantantes y la de los músicos. ¿Qué pasa, que quienes cultivamos las artes canoras no profesamos devoción a Euterpe?
Este horario de ensayos no se me hizo pesado en ningún momento porque JanJoost, llamado aquí JJ (es holandés) lo hace todo muy dinámico. Es un gusto trabajar con él; tanto que el verbo se transforma en "disfrutar". El esfuerzo ni se nota; es más: por la mañana andaba yo aún algo dormida, con los ojos semicerrados por resultarme duro abrir sus compuertas. Sin embargo, un bonito "Dixit dominus" con sus melismas risueños hacía más efecto que tres cafés negros. Aquí el café con leche se llama "white coffee": allá ellos.
La risa es que a mi Claudio -el Monteverdi- le gustaba hacer melismas con figuraciones rápidas que quedan entrecortadas como si uno se estuviera riendo; por ejemplo: Sa-haha-hahahahahahahahahaha-hahahahahahaha-haha-hahahahahahahahahanctus. La h la pongo para representar lo que quiero decir, no es que se aspire.
Creo que mi trozo favorito es el "Dixit dominus", sobre todo "Donec ponac inimicos scabellum pedum tuo-o-hohohohohoho-hohohohohoho-hohohohohohoruuuuum", o "In splendoribus sanctorum ex utero ante Luciferuu-huhuhuhuhuhu-huhuhuhuhuhu-huhuhuhuhuhu-um". Pena no poder escribir aquí el trocito correspondiente de partitura. JanJoost dirige estas partes rapidísimamente, lleno de energía, como no las he oído ni en Harnoncourt; sobre todo en el recitado, que suelen hacerlo siempre pausadillo. ¡Oh! Y lo de "Dooooominus ad dextris, tu-huhú-huhú-huhuhuhú-huhuhuhú-huhuhuhú-huhuhuhú-huhuhuhuuuis": ¡qué marcha! Monteverdi era de pop rock, sin duda.
El inicio, con su Intonatio "Domine ad adiutorium meum intende", es decir, "señor, acude en mi ayuda", con la respuesta que incluye la Toccata de Orfeo que tan famosa se ha hecho por las transmisiones de Eurorradio, "Domine, ad adiuvandum me festina", es decir, "Señor, apresúrate a ayudarme", me prepara ya para el resto, me sumerge en el ambiente; con esos cornetti, que según los chicos de la Danserye hemos de llamar cornetas... Pero es que no me gusta la denominación porque me recuerda a los chillones y desafinadísimos instrumentos de la Semana Santa.
Escribí en este mismo blog una entrada a propósito del equívoco de un locutor de Radio Clásica, que en lugar de denominar esta Intonatio como "Deus in adiutorium" se refirió a ella simplemente así: "Deus in auditorium meum", o sea, "Dios en mi auditorio". Fue divertidísimo, yo me reí mucho allí sola, delante de la radio.

http://viviraciegas.blogspot.co.uk/2011/04/dios-en-el-auditorio.html?m=1 El "Nisi dominus" también tiene mucha marcha: precioso el pasaje de "Nisi dominus custodierit civitatem", y el cambio a ternario que imagino que simbolizará la perfección.
Para mí lo más complicado fue el "Lauda Jerusalem", pues hay muchísimo texto con rápida alternancia de los dos coros. Ayer no pude consultarlo porque se bloqueó el móvil y tenía que agacharme a desbloquear cuando todo el coro permanecía de pie: me pareció antiestético y decidí fiarme de mi memoria, que me traicionó en algunas -pocas- palabras. Por supuesto para el Domine, ad adiutandum" no leí el texto, ni para el "Dixit dominus", ni para el "Magnificat. Lo canté todo de memoria, la letra la tenía a modo de salvoconducto por si el cerebro se me bloqueaba. Ha sido todo un reto, ¡jamás hubiese creído que sería capaz de tanto! ¡Pues sí! Boundariless, mi divisa!
En el concierto, pues, estaba relajada, muy relajada; lo disfruté plenamente y no se me borró la sonrisa del rostro en ningún momento. ¡Qué obra tan bella! ¡Qué hermoso sentir que eres una pequeñez en el todo armónico, pero que sin ti no es posible...! Bueno, en fin, hay otras sopranos, mas... Cambiaría el color. Me emocionaba cuando nos levantábamos o sentábamos todos al mismo tiempo, como si fuéramos un organismo suprapersonal. Yo, claro está, debía concentrarme al máximo, atenta a cada movimiento, a cada variación de dinámica, a las entradas, a los finales... Por eso ha sido mucho mejor saberme ya la obra.
¡Oh, qué bonito el Laetatus sum" con el bajo caminante: "Domum domini ibimus", o sea, "vayamos a la casa del Señor". ¡Ah, de eso hablé en otra entrada! Pero este JanJoost lo hace con un gusto tan bueno...
Decidme: ¿por qué Monteverdi amaba tanto el eco, las síncopas y los melismas rientes? Lo del eco creo que lo tengo: la Basílica de san Marcos era muy grande y se buscaba el efecto con los dos coros. El swing... ¿Lo emplearía más gente o sería exclusivo de mi Claudio?
Hoy ha llovido. A las ocho tocó el carillón "Home, sweet home", algo muy adecuado. Me refiero a la casa de aquí, de los sitios en que estoy a gusto, como mi Leipzig, mi Baviera..., y ahora mi Cambridge, mi Ludlow y mi Cranfield. Andalucía no es mi sitio, lo sé; no hay ese ambiente musical, esa paz que a mí me gusta, ese amor tan profundo por la cultura, esas buenas maneras, esa cortesía general. Claro que hablo siempre en términos de la sociedad al completo. Por lo que respecta a los individuos he encontrado gente amable en todos lados, pero...

Me voy a Crawnfield; os seguiré relatando. ¡Adiós, mi Ludlow! ¡Adiós, Monteverdi! ¡Adiós, carillón que me emocionas cada cuatro horas! Farewell... ¡No, volveré, volveré!

viernes, 19 de agosto de 2016

Monteverdi: en vísperas de las Vísperas.

A estas alturas no me cabe ya la menor duda de que existe alguna fuerza maligna cuyo extraño propósito es que no cante las Vísperas de Monteverdi en Ludlow.
Antes de abandonar Granada me robaron el anotador, donde pensaba llevar los textos en latín. Ninguna biblioteca Braille consultada (las españolas, Leipzig, Berna, Londres y París) disponían de la partitura transcrita. Entre los ajetreos del verano sólo tuve tiempo de oír la obra tres veces desde que sé que iba a interpretarla; así se escucha ciertamente con otros oídos y una atención distinta. Por suerte, en Cambridge había internet y pude efectuar un viajito monteverdiano mientras mis amigos concluían el curso. Claro que mejor habría estado tomando café con mi colega Stephen Hawking.., pero tuve que declinar nuestra cita para estudiar. Por suerte lo vi el día siguiente a la puerta del Gonville and Caius College; en la del honor, sin duda.

Llevaba mi recién adquirido disco con la versión del coro del New College de Oxford. ¡Oh, voy a ver esta ciudad! Y pensar que a los nueve años, en mi primer viaje al extranjero efectuado con la ONCE (organización de ciegos en España) y en general, visité ambas ciudades universitarias y prácticamente ni me di cuenta... Mas me suena haber visto en una iglesia un coro con niños cantando: ¿dónde? ¿Quiénes serían? Para que veáis: ya entonces me impresionó. Era yo por aquella época una niña asustada, demasiado dependiente de los padres, fóbica a todo lo nuevo... Una de las cosas inesperadas era... ¡Sorprendente, que me hablasen en otro idioma! Me daba pavor; resultaba sorprendente, distinto... Y yo no sabía nada de inglés. Mi amiga Cayetana, en el cole, me había enseñado "Hello, my name is Rocío". En una ocasión visitamos el Royal National Institute for the Blind. Supongo que sería aquello, pues se trataba de un centro para ciegos y había una tienda para adquirir productos. Estaba yo sentada en un banco y se me acercó un buen señor: "What's your name?". Mi pensamiento infantil y bastante ilógico razonó de este modo: "¡Ay! ¿Se decía "my name is Rocío" o "my naming is Rocío"? Además, ¡qué miedo! ¡Hablándome en inglés!". Ocurrió lo de siempre ante exposiciones a fobias: me puse tensa; y claro que no respondí. "What's your name?" -insistió impertérrrito el pobre hombre. Obtuvo un silencio por respuesta. Pero él sin duda conocía el "boundariless": "¿cómo se llama?". "¡Ah, ahora sí! -pensó mi pobre mente, aunque también resultara fóbico que me hablasen desconocidos-. Rocío". Por fin pude ser educada con tan inquisitivo interlocutor.
Recuerdo que compré allí un cubo de Rubik. Entonces era yo alrevés que mi amigo Hawking: lejos de investigar, prefería tenerlo todo ordenadito y que no se moviera de su sitio. En cuanto manipulé un poco aquel hexaedro me lamenté de que ya no estuvieran los cuadraditos con los cuadraditos, los circulitos con los circulitos y las crucecitas con las crucecitas. Allí sigue en un cajón, silencioso y cubierto de polvo además de, claro, desordenado; pero ya no me importa. Ahora soy más práctica: no me quiebro la cabeza porque desconozco la fórmula lógica para incluir cada elemento geométrico en su conjunto correspondiente.
En ese viaje sé que estuvimos en un castillo, no sé cuál, y me suena que alguien estaba tocando el laúd en algún sitio. También subimos a la torre y visitamos... Ojo, ese dato sí lo recuerdo, igual porque por aquellos tiempos hacíamos problemas de cambio de unidades: un barco de guerra que pesaba 11.500 toneladas. Vimos la casa de Shakespeare, verídica o supuesta. Por suerte sí sabía que era un escritor, pero lo que quedó en mi memoria fue el suelo de madera.
Estuvimos igualmente en el Museo Británico: ¿qué vimos? ¡Ni idea! ¡Ay, pobre mente! Tal vez mi seño Araceli, mi cuidadora del colegio -eran llamadas auxiliares- me refresque la memoria o añada un poco de luz, porque entonces yo sólo estaba en mi mundo, aunque... ¡Comenzaba lo de mi método científico! ¿Por qué? Porque no paraba de preguntar, preguntar, preguntar... "¡No preguntes tanto, niña!". "Seño, mi padre dice que preguntar es bueno". Cuando bajamos del avión en Sevilla y nos encontramos con mis sufridos progenitores lo primero que inquirió Araceli fue lo siguiente: "¿quién ha dicho a la niña que preguntar es bueno?". ¡Pobre! Mas me quería mucho y me trató muy bien. ¿Qué pensaría de una críatan tonta como mi humilde personita?
Éramos 18 niños de toda España y 11 cuidadores. Yo, por supuesto, la más pequeña. No interactuaba con mis compañeros, pegada a las faldas de Araceli o refugiada en las fantasías de mi cerebro. Me acuerdo de que, cuando subimos al avión de Sevilla a Madrid -la primera vez que tomé un vuelo-, la seño tomó el periódico que andaban repartiendo las azafatas, creo que el ABC, y leyó el horóscopo. "¿Qué signo eres?". "Capricornio". "Tu día estará lleno de [...]" -siguió una palabra que no recuerdo. "¿Qué es eso?". "Que estás triste, contenta, triste, contenta...". Os juro que mi corazón infantil dio un vuelco, porque era exactamente lo que me ocurría: contenta por el viaje, pero triste por separarme de mis padres; y eso que tal cosa no habría de ser un problema para mí, desde los cinco años en un colegio interna; pero claro: ahora iba a un ambiente desconocido e inesperado.

¡Vaya, vaya! ¿Dónde hemos dejado al bueno de Monteverdi? Sigamos con el destino aciago:
Me roban el anotador, el pequeño ordenador portátil tuve que dejarlo en Granada porque de alli iba a Benasque y no quería cargar excesivamente la maleta; las partituras en Braille no existen... "Da igual, tengo al menos los textos en latín; los leo con la línea Braille conectada al IPhone. En Ludlow habrá internet para escuchar la obra varias veces". Sí, hay Internet, pero... ¡Como si no hubiera! He de pegarme a la puerta de salida para luchar contra una conexión fluctuante de Wifi, que además compartimos entre tres, mis compañeros con ordenadores potentes: ¿qué puedo esperar con un pequeño dispositivo de Apple? Hay un reproductor de discos bastante moderno, una especie de ordenador, pero.... ¡No va bien! Menús complicados, reproducción aleatoria, atranque del disco cada treinta segundos, salto a otra pista... ¡Socorro! Para colmo, ayer se descargó del todo la batería de mi Línea Braille. Por más que la enchufo en los ordenadores de mis colegas a través del puerto USB, parece hacerme poco caso. Ayer, pues, canté toda la obra -música y texto- de memoria, y la verdad es que fue bien, muy bien; inesperadamente bien. Mas me gustaría disponer esta tarde del texto por si se me trabuca alguna frase en la inmensidad de la pieza. ¡Ay, querida memoria: gracias! En este mundo tan tecnológico, pareces ser mi único recurso.

Estoy pensando ahora que somos un ser extraño..., bueno, unos seres; una especie extraña, quiero decir. La escena más habitual en una reunión es ahora que cada uno, conectado a extremos insospechadísimos con el universo, se dedica a contemplar su móvil sin hablar con sus interlocutores, en un autismo impuesto; sonriendo de cuando en cuando por algo que le han escrito o algún vídeo que ha contemplado. Su compañero de al lado, tal vez ocupando el mismo sofá que él, hace lo mismo, de modo que se encuentra a millas de distancia; en otra galaxia. ¡No! Si ya antes se hablaba poco, había escasa afición a conversar..., ahora... ¿Qué esperamos? ¡Oh, Ray Bradbury! No nos han prohibido los libros de una manera impuesta, pero nosotros mismos hemos decidido no leerlos. ¡Querido George Orwell! No ha venido un dictador que controla cada una de nuestras respiraciones, mas lo hemos buscado nosotros, voluntariamente y con agrado, en una red social perfectamente orquestada para ello: Facebook; y sus hermanitos mellizos, obvio. Queremos control porque nos da miedo la libertad. Queremos que nos vigilen; que nos lleven de la mano; que nos digan qué hacer... Pero no disponemos de los guias adecuados; de los tuyos, amadísimo Asimov. Ellos habrían sido infinitamente buenos y sabrían en cada momento qué nos viene bien, pero nos guiarían sutilmente y nos llevarían a la senda del autoaprendizaje, de manera que seríamos nosotros al final nuestros directores: ¡seríamos libres! ¡Mi gran Isaac Asimov! Ya no vives para apreciar la barbarie en la que nos estamos convirtiendo. ¡Deo gratias!

Os contaré esta tarde. Suenan ahora las campanas, quizás tocan a misa. Está lloviendo, ¡por fin! Adoro la lluvia y el olor a tierra mojada.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Ludlow summer school: message to my course colleagues

Hello, participants of this wonderful summer music course in Ludlow!

II am adressing to you these lines with the unique purpose to thank you all for your help and disponibility and to clear -I know that lots of you are very curious about it- how I can read music. But first of all... Monteverdi miro, quia mirabilia musicales fecit! :-) Of course I knew the Vespers, but I didn't ever have the opportunity to sing them. You do not know a work until you are not in it, if I can express myself in that way. You only reach that comprehension by joining a ggroup, like we know, and rehearsaling, and singing, and following the indications of a good conductor, and... Yes, what we are doing in those days!
It is really important to understand which words you are singing, because Monteverdi gave to the text an extraordinary importance, like verbi gratia in "Laetatus sum": Domo domini ibimus! Id est: "Let's go to the house of the Lord!". And the continuo seems to be effectively walking. Bach used this stylistic resource in many cantatas, cfr. BWV 21 "Ich hatte viel Bekümmernis".

The scores for blind people have no five lines. We repressent the high of sounds with signs referring to high of tunes at the piano, like for example C 3, F 4, etc. The individual sounds are written with lettters, but Do is not C; it is D. Why? A French boy, Louis Braille, invented the whole system when he was twelve years old. I suppose that he didn't know the names in English or German.
Our alphabett is based of combinations of six points, distributed two colomns. For further information about how blind people learn, cfr. My letter to Stephen Hawking under
http://viviraciegas.blogspot.co.uk/2016/05/mi-carta-stephen-hawking-my-letter-to_37.html?m=1


To indicate the duration of sounds, we add points at the under row of the Braille sign. For example, if C half note, by us called "corchea", is rappresented with the points 1, 4 and 5, if we want a whole note (redonda) we add the two points under, 3 and 6; for "blanca" we add point 3, for "semicorchea" it is like whole note. Sorry! Redonda = one note in a bar of 4/4; blanca= 2 in the bar; negra = 4, corchea = 8 and semicorchea = 16. I do not know the names in English.

There are signs to indicate sharp, flat, etc. But with the finger we can only read a sign at the same time. I am good reading "a prima vista", howeer... What happens when there are notes and text? Very simple: I must read either the music or the text by heart and read the rest. What am I doing here? Reading the text, no scores! I have asked in many libraries for blinds all over the world and they do not have the Vespers. Richard has provided me the text, and I am reading the parts I have not leart. For the music, I have the luck to trust my music intuition, very good indeed because I am listening to music since I was a very little girl. The Vespers are complicated, but it is helpful to have other choristers singing my same part by my side and understand the logic of the work and music motives.

If you want to understand how my Braille line works, please cfr. Under:

https://youtu.be/ZkFIbWJnQQI

I had a Braille organizer -note taker-, but unfortunately it has been stolen to me by some barbars few days ago.
That made me cry deeply: It deals of a very expensive device, and nobody needs it! It is the second organizer I lose for the same reason, and both have landed in rubbish! However I have lost a part of mine! Why are we so, why, why...?

All those inconviniences makes me not to give up. My friend and colleague Stephen Hawking has tought it to me, and with him I have known a very important word: Boundariless! That's the reason why I am here!!!

The last ghing I must do now is etake the opportunity to express my thanks to you all for your help, patience, kindness and all good things that you are proiding to me.

I wish that you are enjoying the performances so much as me, and I hope that we enjoy the concert on Friday and that we will meet each others in further occasions. Please keep me informed!

Yours and with best regards,

Rocío.


Como una ludlowiana más.


Llevamos aquí sólo tres días y me he adaptado tan bien, me gusta tantísimo este ritmo que parece que hubiera nacido en el pueblo. Hoy, después del ensayo, hemos encontrado a un coro del lugar cantando en un pórtico... ¡Piezas renacentistas!  El famosísimo -para mí y algunos raros en España, para casi todos en Gran Bretaña- "Come again" de Dowland y el "Now is the month of maying" de Thomas Morley.

Las Vísperas de Monteverdi me cautivan y atrapan como si de una droga peligrosa se tratara.  Cuanto más me adentro en los entresijos de la obra y en los ensayos, ctanto más me admiro  ante tamaña genialidad.
!Qué marcha tenía Monteverdi! Porque hay pasajes de las Vísperas que parecen de un grupo pop, ¡en serio! ¡Oh, y el bajo andante de "Laetatus sum"...! Se llama así porque el bajo continuo parece caminar, con una serie de notas de igual duración, en este caso negras. Representa a los fieles yendo in domum domini, es decir, a la casa del señor. ¿De qué señor? ¡Ja, ja! Es que me estoy acordando de uno que me ayudó a cruzar. "Oh, siento haberle hecho perder tiempo". "No te preocupes: mi jefe, que es el Señor, no tiene prisa". Os juro que estuve a punto de preguntarle por la identidad de aquel superior tan benévolo. En otra ocasión esperaba yo en un paso de peatones: "Hola, soy una hermana; ¿te ayudo a cruzar?". "¿Una hermana de quién?" -menos mal que me contuve a tiempo y no formulé la pregunta...
Bach empleó mucho este procedimiento del bajo andante en las cantatas, cuando representa que el alma se dirige hacia Dios. Cfr. La 21, "Ich hatte viel Bekümmernis". Aparece ya en la sinfonía que le da inicio, y por supuesto en el diálogo, "Komm, mein Jesu".

El carillón suena cinco o seis veces al día. Bueno, suena a todas horas con el tono clásico del Big Ben, pero en cuatro o cinco ocasiones interpreta piezas tradicionales, como el "Canticorum" de Judas Macabeo de Händel, que no sé cómo se llama en inglés (en alemán es "Tochter Zion". Hoy tocó el turno a "The blue bells of Schotland".
Conozco muchas canciones tradicionales inglesas y villancicos gracias a unos discos antiguos que encontró mi padre en 1992, en el departamento de inglés. Allí yacían, silenciosos y cubiertos de polvo; por supuesto no empleados en clase para hacer conocer a los alumnos las maravillas de la música popular brexitán... Hm, hm, británica. ¡Pero ahí estaba don José Ángel con su espíritu investigador! Entonces acudieron a mi vida "Deck the hall", "The twelve days of Christmas", "God rest ye merry gentlemen", "The first Noel" y todos los clásicos, con el King's College de Cambridge. Oía mis voces celestiales desgraciadamente impregnadas del  desagradable ruido del disco antiguo, pero con un encanto... Esas dos criaturitas de "I saw three ships come saling in", o el paje de "Good king Wenceslass"... En la capilla del Jesus College, Richard y yo hicimos la escenificación: yo era el paje, cansadito por el fuerte viento de la noche y mi cuerpo dolorido. "Sir, the night is darker now / and the wind blows sstronger. Falls my heart, I don't know how, / I can go no longer". Fue improvisado; canté esto y Richard continuó como si tal cosa: "Mark my footsteps, good my page [...]". ¡Adoro ese espíritu musical que en España pareciera haber quedado reducido a pequeñísimos círculos!


Mañana habrá ensayo general: ¡con sólo tres días de trabajo previo! Y sin embargo no nos estresamos y tenemos bastantes descansos. ¡Es que somos "pofresionales", que diría alguien!

Amados míos, os dejo porque the night is darker now and the wind.... No, there is no wind, but Mr. Moonlight. Luna piena, they say it is nice and I believe it! È tempo di sfogare con le stelle, come Monteverdi nel suo madrigale, e dire fissi in loro: "Ooooooh imagini belle! Oh imagini belle dell'idol mio ch'adoro!".
It's time to go to bed, my dearests! Tomorrow there will be a long work day. Work o working? Oh my awful English! If I do not let myself just now hug by Morpheus' arms, tomorrow I will definitively collapse; and you don't want me to be collapsed, do you?
Close your eyes and I'll close mine. :-) Have you also got a sandman? I am going to start by counting galaxies, because if I count stars there are lots of more of them; with galaxies I will finish before, am I right?

I wish you all wonderful dreams and a peaceful, healthy rest. Thank you for being as you are! I love you!!!

!

lunes, 15 de agosto de 2016

Llegada a Ludlow


Estoy viviendo un cuento de hadas: ¡apenas puedo creerlo! Después de tantos años de taedium vitae y de deseos de partir para siempre...Me invade una profunda ola de gratitud hacia todos los que me han ayudado; en la cercanía y en la lejanía; con su presencia o a través de su obra y ejemplo. ¡Oh! Querida familia, estupendos amigos, grandes músicos, científicos, literatos..., intelectuales de la Humanidad... ¡Bendito universo, casual regalo de la vida! "T'amo, mia vita", que diría Monteverdi; refiriéndose a su bienamada en este caso, pero me apropio la frase para mi propósito. Esa vida que, durante tanto tiempo, me resultara una carga demasiado pesada de llevar sobre los hombros. Esa vida que juzgué equivocada, que deseé haer rebobinar y comenzar nuevamente. Esa vida que me atormentaba y me asfixiaba con su responsabilidad... Esa vida por la que me dejaba llevar remolcada, cuyos resortes ya no manejaba yo, sino el Destino; el viento; los otros. Me había transformado voluntariamente en marioneta y, aunque me quejase, resultaba más cómodo para mí que alguien tirara del hilo. ¡Oh, tortura! ¡Oh, crueldad! ¡Oh, tristeza ilimitada! ¡Oh, lágrimas no lloradas! ¡Oh, letargia del sistema limbico! ¡Oh, niveles ínfimos de serotonina y dopamina! ¡Oh, desesperante insomnio!

Mas todo eso pasó, pasó... Algo me impulsó hacia arriba, una bendita fuerza constituida por todo lo bueno que me rodea y, en especial, por lo más grandioso que existe y que nos da sentido: el amor. No el conyugal, el sexual, la pareja: hablo de amor en sentido genérico. El amor de la familia, de los amigos, de un niño pequeño con su dulce ingenuidad,, su inocencia y esa sonrisa que, parafraseando a Miguel Hernández, te pone alas. El amor a la bondad humana que todavía existe y en la que quiero creer, a pesar de todo. El amor de alguien que, en momentos de apuros, te da un abrazo sin hablar, porque las palabras sobran, visto que ese abrazo es elocuente per se. Quiere decir: "yo te apoyo siempre. Estoy contigo, ya no te encuentras sola. Confía en mí. Pase lo que pase, me tendrás a tu lado". Amor de un gatito al que acaricias, o de un majestuoso roble cuyo tronco, al cual te aproximas y que rodeas con los brazos, parece recordarte que somos un todo necesario e imprescindible, aunque cada elemento individual del mismo constituye una insignificante pequeñez.

¡Estoy tan conmovida...! Stephen Hawking me ha ayudado mucho a comprender estas cosas y a valorar mi humilde existencia en lo que es: ¿cómo osaba despreciarla tanto? ¡Y la discapacida no tiene mayor importancia cósmica si la comparamos con los eventos del universo! ¡Qué belleza! Nadie antes me había hablado así.



Estas reflexiones me ha inspirado Ludlow, el pueblito precioso en quee nos encontramos Jorge, Richard y yo para cantar las Vísperas de Monteverdi. Ya hemos comenzado los ensayos, ¡y partes difíciles! Yo no tengo la partitura, no me la han podido transcribir en tan poco tiempo; pero he oído la obra varias veces y voy siguiendo a mis compañeras y el todo armónico. Mi intuición musical me ayuda mucho.
Es una pena que me hayan robado el anotador. Leo los textos en latín con el Iphone y la línea Braille conectada por bluetooth, pero cada vez que mi teléfono se bloquea se me va al comienzo del texto, y eso ocurre... ¿Al minuto de no usarse? Se pone en modo "teclado bloqueado". He de averiguar algo, pasar el texto a IBooks por ejemplo. Podía haber escrito todo en una hoja de papel, al estilo tradicional, pero con el ajetreo de este verano no he tenido tiempo. Bueno, tuve el día de antes de venir a Inglaterra, mas me dio tantísima pereza... Una suerte que hay fragmentos tan conocidos textualmente, como el Magnificat, que no tengo que mirar.

Montevverdi es genial, ¡lo recomiendo! Cuando vuelva a casa commpraré los madrigales con Anthony Rooley y mi adorada Emma Kirkby.

Hoy casi lloro cuando me vi en medio de dos coros, instrumentos de cuerda, de viento, órgano... ¡Un conjunto al completo de música antigua, imponente y magnífico! Sí: tenía que destacar en la Basílica de san Marcos. Tenía que sonar allí con pompa y boato, y por ello la riqueza tímbrica había de ser lo primordial, además de los cori spezzati (coro I y coro II).
Me encanta eso de la seconda pratica, es decir: la palabra es lo más importante y la música está a su servicio. Monteverdi expresa como nadie con la música lo que quiere decir: risa, llanto, felicidad, júbilo, desconcierto... Grazie, molte grazie! Pena che sei morto e non ti posso abbracciare mai più! Ma mi fai così felice con la bellezza che hai creato, amatissimo genio...! Sai che ti adoro?

Richard y Jorge son unos espíritus benéficos caídos de no sé qué lugar del espacio en el momento justo para ayudarme, ampararme, confortarme, enseñarme. ¡Cuánto los quiero y cómo les estoy agradecida! Me conmueve tanta bondad, máxime tras años de incomprensión, odio y traiciones por parte de muchos, considerados por mí amigos y que han demostrado con sus acciones una falta absoluta de sensibilidad, bonhomía, educación, decoro, tolerancia... Se han revelado como personas malvadas, de lesa humanidad. Ahora les digo, a todas y cada una de ellas: ¡fuera! ¡No os quiero en mi vida! ¡He tenido suficiente! ¡Dejadme en paz, en paz, por favor: en paz! No os he hecho nada para que me tratéis así. No estoy ya enfadada; no os guardo rencor; no os odio, pero... ¡Marchaos! ¡No volváis a cruzaros en mi camino! ¡No me contaminéis nunca más con vuestra toxicidad!

Vosotros en cambio, mis ángeles buenos; vosotros, seres plenos de amor, bondad, altruismo, deseos de ayudar, sensibilidad... Vosotros: ¡venid! ¡Dejadme estrecharos en mis brazos y acoged mis conmovidas lágrimas de gratitud! ¡No me abandonéis nunca, ahora no, ya no! ¡Decidme que no volveré a estar sola! ¡Queredme! ¡Aseguradme que vais a estar siempre ahí y que me ofreceréis vuestra ayuda cuando lo necesite! Yo también quiero seros útil: ¿lo soy de verdad para vosotros? ?En serio me profesáis afecto? ¿Sí, sí? ¡Oh! ¡Cuánta dicha!

¡Gracias, cosmos! ¡Gracias, gracias, gracias!
¿Sabéis? Me conmueve que seamos polvo de estrellas; no me había detenido a pensar en mí como tal cosa. Cuando era pequeña, los miércoles que daban por finalizado el Carnaval -comienzo de Cuaresma- nos ponían en la frente una cruz de ceniza y exclamaban los curas de turno, siniestramente: "Polvo eres y en polvo te convertirás". ¡Gracias, optimistas! Eso a una niña de seis, siete, ocho años... ¡Qué emoción! Se ve que encontraban placer en recordarnos nuestra inminente marcha del universo. Si tanto les pesa, ¿por qué no se suicidan todos y nos dejan en paz? Perdonad, perdonad, perdonad... Esto viene a colación por lo del polvo de estrellas; podían haber cambiado la frase: "de las estrellas vienes; polvo de estrellas eres y a las estrellas retornarás". ¿No os parece más poético? ¡A mí sí! Y con un sentido más vitalista e integrador. What do you think about it, Professor Hawking?

sábado, 13 de agosto de 2016

El King's College de Cambridge.




King's College
 
Hoy hemos tenido una visita guiada, muy interesante, con una señora llamada Nancy, llena de humor y que habla un inglés clarísimo, totalmente inteligible para mí.
Primero fuimos a contemplar la torre más antigua de la ciudad, y de todo el reino unido, creo, construida unos 40 años antes de la invasión normanda de William.

St Bene't's parish church

Después vimos un reloj que nos exhorta al Carpe Diem e indica que el tiempo pasa inexorable para todos; pero cuando estamos a gusto va muy rápido y cuando no parece discurrir lentamente. ¡Claro! ¡Si es subjetivo, y curvo! ¿Sabéis quién inauguró este reloj? ¡Alguien que encumbró en la lista de los más vendidos un libro sobre la historia del tiempo! Sí, habéis adivinado.
Luego tocó el turno a los laboratorios Cavendish. Gracias a mis amigos Isaac Asimov y Stephen Hawking sé que Henry Cavendish fue un físico del siglo XVIII que realizó el famoso experimento que lleva su nombre Y que serviría más tarde para determinar la constante  de gravitación universal G. También calculó de forma muy aproximada la masa de la Tierra.


Henry Cavendish
Visitamos luego Eagel's, el pub más antiguo de la ciudad, donde un buen día anunciaran solemnemente Watson y Crick que habían descubierto las claves de la vida: ¡La doble hélice! ¡La estructura del ADN!




Gonville & Caius College de nuevo. Nancy dijo enseguida que Stephen Hawking estudió allí y fue Profesor Lucasiano de Matemáticas, la misma plaza que ocupara Isaac Newton; pero, como él afirma con humor, entonces la cátedra ("chair") no estaba motorizada. Yo exclamé enseguida: "!Mi amigo!". Nancy sonrió entendiendo sin duda la clase de amistad que nos une, y afirmó que su marido ha estudiado en la Universidad con él. Imagino al joven Hawking recién llegado de Oxford entrando por la puerta de la humildad, porque hay tres puertas: la de la humildad, la de la virtud y la del honor, de donde se sale  tras A ver concluido los estudios. Ciertamente mi amigo obtuvo mucha gloria con sus descubrimientos sobre Las particularidades de los agujeros negros.

Capilla del King's College


Siguiente estación: capilla del King'S College. Es enorme. Enrique VI, el fundador, era muy piadoso y quiso la capilla más grande. Enrique VIII, posteriormente, introdujo sus remodelaciones. !Oh, desde aquí cantan mis amados niños, durante siglos lo han hecho! El oficio de Nochebuena es famosísimo. Comienza con un niño a capella, pero para que no se ponga nervioso le comunican que va a ser solista en el momento de empezar.
Trinity College

Trinity College. Por supuesto me sonaba gracias a su exquisito coro. Ahora también lo asocio con Isaac Newton, que estudió allí.

Luego algunos puentes, un paseo por el verde...
!Adoro esta ciudad! ?Se me habrá pegado algo de sapientia? Os juro que me he conmovido profundamente: entre eso y los coros...

Me ha dicho el recepcionista del College -del mío- que, cuando Stephen Hawking usaba su silla de ruedas motorizada, aterrorizaba a todo el mundo "volando" por las calles. !Oh, mi adorado! Ahora le es imposible... ¡Ojalá pudiera mejorarse la calidad de vida de enfermos de ELA! ¡Que sigan investigando, por favor! 

Oh! Lots of researchers are contributing to our develope and life quality, and they are not known! They have no money! They are not stopped at the streets and not required to sign autographs -hand-writting-. On the contrary, heroes are for instances footballers all over the world that, sorry: what are they doing of merit to mankind to be rewarded so? If only a quarter part of money destinated to those guys were adressed to investigation...!

Thanks a lot, researchers of the universe! :-)
I am myself blind because in the 80's researchs in field before-borns and retrolental fibroplassy was not developed: brrr!


Estudiaron en el Gonville & Caius College, entre otros, Harvey, Venn -el del diagrama de idem-, J. J. Thomson, descubridor del electrón, Francis Crick... !Y el personaje de ficción Sherlock Holmes!
Williams Harvey
John Venn

Cambridge y su sapiencia me han marcado para siempre: !tengo que regresar! !Y en Navidad! A ver si me invitas a pasar una agradable velada en tu compañía, Professor Hawking! But you speak very little and I do it too much! How can we manage it so that we have a fluent conversation, my dearest? I could accompany you for a walk in your chair..., and please prepare a lovely talk about the universe and everything else! :-) Are you agree? :-( :-) 🤗🤗🤗

viernes, 12 de agosto de 2016

El Jesus College de Cambridge.

Delante de la entrada principal de Jesus College



Queridos míos:

Os escribo desde una inmensa habitación para discapacitados (me han asignado ésta) del Jesus College de Cambridge. La mesa es gigante, el baño también..., ¡y el college! Es uno de los más antiguos, de finales del XIV y comienzos del XV, aunque yo me alojo en un edificio moderno. Para llegar a mi habitación hay que recorrer un patio, donde se sigue un carril entre vegetación: giro a la izquierda, giro a la derecha, giro a la izquierda, giro a la derecha... La recepción, la capilla y el comedor son de la parte histórica, con suelos de madera y techos muy altos (¡el comedor es impresionante!).
Delante de la entrada principal de Jesus College

 Imagino que los residentes de estos académicos lugares han de pagar mucho dinero; o el Estado con las becas. Al parecer algunas clases se imparten aquí, y los tutores asisten aquí también a sus doctorandos. Hay unos mil alumnos, y en Cambridge 31 Colleges, entre ellos el King's, el St. John's, el Caius, el Trinity... Todos me suenan a coros con exquisitas voces de niños, todos menos uno. Ah: los niños coristas no estudian en colleges, , vienen para los ensayos.

Con Jorge delante del (descendiente del) arbol de Newton y la entrada de Trinity College
 
 Hemos visto aquí un cartel donde se recluta a chavales para el coro, que por supuesto tienen uno. El Caius College contará con otro, imagino, pero me suena por las celebridades que en él han estudiado, entre las que se cuenta... ¡Mi amigo, Stephen hawking! Pero, asombraos: ¡tengo una foto con él! ¡Sí! Tras soltar la maleta dimos una pequeña vuelta y enseguida vimos el Trinity y el Caius... ¡Y mi amigo Hawking estaba allí, en la puerta! ¡Qué placer! Mas no pude decirle lo que lo admiro porque se trataba de una foto. ¡Ay, os he engañado! Creo que voy a ir al Infierno, con el calorcito que hace... Mas, ¿quién sabe? Igual aparece un día por aquí, junto con el espíritu de tantos... Yo vengo por si se me pega algo de saber; creo que voy a apoyar la frente por las paredes, a ver si la ósmosis actúa.

Con un amigo, el profesor Hawkings, delante de su colegio: Gonville & Caius

Aquí he venido de espectadora, porque mi destino es Ludlow; sólo para encontrar a mis amigos y partir con ellos. Asií aprovecho para asistir a algunas sesiones de este curso de música antigua y para... ¡Sí! ¡El sábado me voy con una visita guiada al King's College! Una auténtica pena que los coros estén de vacaciones.

En "First Court" de Jesus College, con el caballo!

Después de cenar -se cena a las seis, así que los días cunden más-, los distintos grupitos de trabajo de esta semana han expuesto su labor, y nos han deleitado con piezas bellísimas, todas del Renacimiento o Barroco español. La primera que escuché, en un ensayo previo, era de Alonso Lobo, compatriota. ¡Sí, nació en Osuna, aunque pocos lo sepan! Ha sido, por tanto, una hermosísima bienvenida musical.
El fragmento más divertido, "Ay, que me muero", villancico de Joan Cererols. Me he enterado por Philipp, el director del curso, de que fue maestro de capilla en la Escolanía de Montserrat: ¡saben mucho más los extranjeros que nosotros de nuestros músicos! ¡Tendríamos que avergonzarnos!

En "Chapel Court" de Jesus College

He conocido ya a mucha gente, en este breve lapso: a un cornetista alemán llamado Guido, pero no d'Arezzo, y a su esposa que viene de acompañante / espectadora / fotógrafa; a una japonesa llamada Mikako que se ha emocionado cuando le apliqué el sufijo de respeto y me dirigí a ella, por tanto, como "Mikako-san", y encima le dije que conozco la canción "Mishaiaki nitshuketa" o algo similar, que ha cantado el coro de Tölz en sus giras japonesas. Al parecer es muy popular.

En la entrada oriental de Jesus College

También he hablado con un marine norteamericano de New Orleans, teniente coronel jubilado y amante de la cultura, cuya esposa es una profe de vihuela aquí en el curso. Este señor parece adorar Andalucía pero defiende la cerveza Alhambra por encima de la Cruz Campo. Ha estado en la guerra de Iraq y en Afganistán, entre muchas otras misiones, imagino. Dice que no estaba de acuerdo con su ejército y que su cometido en Iraq andaba más relacionado con los iraquíes, a quienes califica de bastante simpáticos y optimistas a pesar de todos los horrores.

Arboles y cesped de Morgan Avenue 
Delante de la capilla de Jesus College. La capilla más antigua de los colegios de Cambridge

Con dos amigos hispanohablantes de Jesus College, Vera y Gabriel.

Con Jorge delante de la entrada de St John's College

Con una mapa de Cambridge para ciegos. En el fondo, Kings College Chapel.

"Tocando" a Kings College Chapel, en el fondo, las torres del colegio citado.

Con retrato de Enrique VIII el el comedor

Con John Alcock, el fundador de Jesus College

En el comedor majestuoso

Corista en el coro de la capilla de Jesus COllege

Conociendo a uno de los imagenes de madera en el coro


Un día perfecto, seguiré relatando. Mañana mmis colegas curseros dan un concierto, al que asistiré, ¡faltaría más!

Good night, Cambridge and galaxy!